Un vistazo a las ceras más caras del mundo

Son lo más exclusivo de las ceras “boutique”, y se caracterizan por su baja producción y por estar al alcance de muy pocos. Suelen venir en envases de minucioso diseño, que advierten ya de que su contenido es especial.

Para unos, estas ceras son productos artesanales de la más alta calidad, cuyo precio  está justificado por el trabajo puesto en investigar combinaciones de materias primas exóticas. Logran resultados visibles y capaces de ganar en los concursos más reñidos. Los compradores son personas exigentes, propietarios de coches exclusivos que sólo aceptan lo mejor para sus automóviles.

Para otros, son simples operaciones de marketing, productos cuyo desorbitado precio no tiene ninguna base e imposibles de distinguir, una vez aplicadas sobre la pintura, de ceras que valen mucho menos. Están dirigidas a esnobs a quienes no les importa despilfarrar.

Sigue leyendo